Lo Real Maravilloso de Latinoamérica - Opinión - Cora Paez de Topel
Connect with us

Opinión

Lo Real Maravilloso de Latinoamérica

Publicado

on

Compartir

Por:  Cora Paez de Topel

El escritor cubano Alejo Carpentier, hijo de un suizo protestante y de una madre latina católica, nació en La Habana en 1904,  nutrido de cultura europea, es reconocido como uno de los grandes narradores de la literatura universal.  Residió en Venezuela durante catorce años, recorriendo buena parte de la geografía nacional con la mirada puesta en el paisaje tropical de exuberante vegetación, montañas, llanuras,  bosques, cursos de agua, tribus indígenas y costumbres ancestrales asentadas en nuestra tierra, testigos de un pasado que marcó los rastros de lo que el escritor denominó Lo Real Maravilloso de América, a través de una mirada que supo penetrar los secretos de un mundo forjado por seres regidos por leyes  de tiempos arcaicos,  hasta llegar a  la realidad actual que nutrieron sus novelas de fantasías creadoras.

Definió Carpentier al continente americano como una especie de unidad formada por elementos inseparables unos de otros:  la raza blanca proveniente de España tras la Conquista, la africana de los esclavos negros arrancados de su tierra para labrar la nuestra y los indígenas afincados en nuestro suelo desde edades remotas al Descubrimiento, con una visión de la cosmogonía ancestral asiática.

La experiencia de Carpentier se conecta con la información reseñada en el diario digital ACN el pasado 02 de Marzo  del 2021,  bajo el título ENCUENTRAN EN VENEZUELA LOS PETROGLIFOS MAS GRANDES DEL MUNDO, cuando el escritor toma un vuelo en el año 1947 para remontar el río Orinoco a muy baja altitud, desde Ciudad Bolívar a Puerto Ayacucho, siguiendo el cauce del río, relatando que pasaron el nivel de las tres grandes piedras, las tres grandes rocas paradas que se llaman ¨Los Tambores de Amalivaca¨.

Tan fascinado quedó con ese viaje,  que al año siguiente emprendió una vez más la ruta, siguiendo hasta Fernando de Atabapo, entrando un poco por el Ventuari hacia el Autana, donde encontró una especie de catedral gótica de basalto negro que él  denominó  la Catedral de las Formas en su novela ¨Los Pasos Perdidos¨  Entrando por el Caño de la Guacharaca vió las tres incisiones en forma de ¨v¨ que él describe en su relato, recordando que esa visión lo inspiró  para sellar la magia de lo Real Maravilloso.

Petroglifos más grandes del mundo

Petroglifos más grandes del mundo. Foto: Referencial

Así al estar cerca de el Orinoco, remontándose en el tiempo, comenzó a interesarse por sus mitos.  Abunda Carpentier relatando que él llevaba por toda lectura el viaje de Gumilla y el viaje de Humboldt y Bonpland, comentando que muchas de las cosas pintadas por esos tres sabios no habían cambiado de aspecto, comenzando a ver el paisaje del Orinoco como una especie de materialización del tiempo, entendiendo que lo estaba remontando hasta  el neolítico.

Por su parte, el sabio alemán Alejandro de Humboldt en tierra venezolana desde Julio 1979 hasta Noviembre 1800, en compañía del ilustre botánico francés Aime Bonpland narró la trayectoria que ellos siguieron por diversas regiones como testimonio de los inmensos recursos que atesoran nuestros pueblos.  En su paso por el Orinoco relata que en las sabanas que rozan con el Casiquiare, el Atabapo, el Rio Negro, se alzan al igual que en otras partes de La Guayana, unas figuras toscas que representan el sol, la luna y unos animales trazados sobre las piedras de granito más duras, las cuales atestiguan la existencia anterior de un pueblo muy distinto de los que hemos llegado a conocer en las orillas del Orinoco.

Los pueblos de raza Tamanaco, antiguos habitantes de esas regiones, tienen una mitología local, unas tradiciones relacionadas con esas piedras grabadas.

Valencia, 12 de Marzo del 2021.

Otros artículos:

Los petroglifos y la quinta pimentel en Vigirima

Opinión

La Música en el Tiempo

Publicado

on

Escuela de Musica Sebastián Echeverría Lozano
Compartir

Por: Cora Paez de Topel

La música deja oir sus acordes para deleitar los oídos  al resaltar las notas musicales,  interpretadas por los ejecutantes de los instrumentos que poseen el arte de combinar los sonidos,  cuyo manejo se controla tras  cientos de horas  de aprendizaje y dominio.  En los conciertos, el público mantiene el silencio, atento al programa previamente coordinado para la presentación.  En Valencia tenemos la dicha de contar con varias escuelas de música, dirigidas por calificados profesionales.

Una preocupación, no obstante, surge al abordar el tema  referido a la Escuela de Musica Sebastián Echeverría Lozano, la cual continúa cerrada acatando  la orden de desalojo que les llegó el 1º. de Diciembre 2020,   de parte de la Secretaría de Educación,  para notificarles  el traslado de la institución que por 41 años había estado ubicada en un inmueble en la Urb. Las Acacias, argumentando que el dueño de la propiedad  se niega a seguir arrendándola.  La infausta noticia les llegó  cuando se preparaban los directores, docentes, alumnos, padres y representantes a celebrar la Navidad.

Hasta el presente, las propuestas  de  la Secretaría de Educación de otras instalaciones,  para garantizar con éxito el proceso de enseñanza-aprendizaje no han sido las adecuadas, por lo que la Escuela sigue sin sede.  La directiva,  emitió un comunicado manifestando que no les dieron  la prórroga legal.  Violentan sus derechos, lo cual va en detrimento de la cultura y educación.  Piden una sede propia y digna.  La institución tiene 83 años de fundada, es la primera del estado Carabobo, con alto nivel artístico.  Son más de 500 personas, entre estudiantes, personal académico y administrativo.   La orden de desalojo violenta sus derechos,  en detrimento de la cultura y educación.  La música se mantiene apagada en ese espacio, hasta tanto logre abrirse una vez más, lo cual es el más ferviente deseo de los valencianos.

Para nuestra dicha, la Madre de las Orquestas, la Sinfónica Carabobo, fundada por el  recordado Maestro José Calabrese y actualmente dirigida por su hijo José Carmelo Calabrese, mantiene el primer puesto en el escenario musical de nuestro estado con el alto nivel de los músicos que la integran y de su Director.

Otras academias y escenarios artísticos en Valencia continúan activos, brindándonos momentos de gran regocijo.  Uno de esos momentos memorables lo vivimos en días pasados en el Teatro Municipal, oyendo el Recital de Piano en Intimo, presentado por el Festival de Piano de Valencia, bajo la dirección de Stalin Linares y Francisco Hernández, quienes animan a niños, jóvenes y adultos al estudio de este maravilloso instrumento.  Las teclas responden a la habilidad de los dedos que, con la maestría del conocimiento de las notas musicales, producen los ritmos y cadencias de los más variados compositores.

El Conservatorio de Música de Carabobo, ubicado en la Urb. El Recreo  Norte,  bajo la administración  de la directora María Vadell,  mantiene altos estándares de formación musical.  El  Abogado y Profesor  Juan Vicent  Vadell se mantiene al frente de la dirección.  Con frecuencia presentan recitales en diversos escenarios, entre los cuales los hoteles de la ciudad, como el Hotel Hesperia y el Cristal Park, al igual que el club Italo Venezolano,  brindan sus amplios espacios para el numeroso público asistente. La flauta, el fagot, el violín, el cello, el contrabajo, el piano son ejecutados con maestría por los intérpretes de las más variadas composiciones musicales.

La Academia Juan Sebastian Bach, con más de 40 años dedicada a la enseñanza del piano y del acordeón, bajo la dirección de dos grandes de la música:  Manuela Rodriguez y Marta Infante, al igual que en otras audiencias reseñadas,  se presentó tambien en el ya nombrado Recital de Piano en Intimo en el Teatro Municipal, mostrando los talentos de los alumnos,  desde pequeños de 4, 5 y 6 años, hasta jóvenes y adultos.  Así también tuvo otra presentación  el pasado Domingo 12 de Junio en la Galería Braulio Salazar de la Plaza Fabián de Jesús Díaz, en Prebo.

Con beneplácito vemos las variadas actividades culturales y artísticas que se presentan a diario, días y noches, en el reactivado  Teatro Municipal, bajo la dirección de su Presidente Lic. Juan Piñero y de su Director Artístico Jesús Aular, quienes mantienen una apretada agenda en la programación de eventos atrayentes, tanto en las artes escénicas como musicales.  Fundado a finales del s. XIX,  por el gobernador Hermógenes López, el Teatro Municipal continúa siendo un ícono de la cultura valenciana.

Al concluir este escrito resaltando los logros musicales y artísticos en nuestra ciudad, pedimos una vez más una nueva sede para la Escuela ¨Sebastián Echeverría Lozano¨.  Es el deseo ferviente de los valencianos.

Seguir Leyendo

Suscríbete a nuestro boletín

Facebook

Carabobo

Sucesos

Lo más leído

Copyright © 2017 Agencia Carabobeña de Noticias c.a.